ComunidadUGAP
Columna UGAP
" Si los anunciantes se gastaran la misma cantidad de dinero en mejorar sus productos de lo que se gastan en anunciarlos, ni siquiera necesitarían anunciarlos."
Will Rogers

COLUMNA

A Google le rodearon la manzana

Fecha:18-04-2017

Jorge Martinez

Director de Marketers by Adlatina

Fue sintomático: cuando la inversión publicitaria en medios digitales superó por primera vez a la de televisión en los Estados Unidos, Marc Pritchard -CMO global de P&G, quien maneja el más alto presupuesto publicitario- plantó un ultimátum contra la falta de transparencia en las auditorías de los principales players digitales (Google y Facebook), quienes hasta el momento sólo daban a luz estudios propios, poco creíbles.

En mensaje ante la conferencia de la ANA (Association of National Advertisers), Pritchard dijo que si Snapchat, Google, Facebook o cualquier otra plataforma no puede entregar mediciones de visibilidad confiables de una tercera parte -como las que acredita el Media Rating Council- o no adopta salvaguardas contra el tráfico fraudulento o el contenido inapropiado hacia fines de año, él estará preparado para dejar de poner dinero en ellos.

Segundo frente de tormenta

Paralelamente en el Reino Unido, se generó otro frente de tormenta cuando Havas congeló la inversión en Google y YouTube. “Hemos decidido en nombre de los clientes, que incluyen a O2, Royal Mail, BBC, Domino’s y Hyundai Kia, hacer una pausa en las inversiones en YouTube y Google Display Network (GDN) hasta nuevo aviso. Como bola de nieve que se transforma en alud, instantáneamente se unieron los grandes anunciantes. El detonante fue la aparición de mensajes publicitarios junto a contenidos objetables.

La ANA también lanzó una declaración para apoyar a integrantes de la entidad que “han suspendido su publicidad en sitios de Google, incluyendo a YouTube, después de que algunos avisos fueron ubicados cerca de contenidos objetables, incluyendo sitios que predican el odio y el terrorismo”.

2017, el año del quiebre

Las soluciones deberán llegar rápido ya que, como la gota que horada la piedra, luego de más de veinte años, la inversión publicitaria en internet superará a la de televisión en el mundo (Google es el medio más importante en este rubro). Lo vaticinan todos los expertos. El año pasado ya sucedió en los Estados Unidos: “Las ventas de publicidad digital superaron a las de TV por primera vez en 2016, al aumentar a 70,000 millones de dólares comparadas con los 67,000 millones de la TV nacional y local”, asegura un informe de Magna (agencia de IPG Mediabrands). Mientras, un trabajo de Zenith Australia pronostica que los avisos web representarán el 36.9% de la inversión de 2017 en el orden global. En la red se desembolsarán 205,000 millones de dólares, un número mayor al que se vaticina para la televisión, que será de 192,000 millones.

Por su parte, Latinoamérica puede tener un leve crecimiento. Es una región con clima expectante luego de la recesión que sufrieran varios países, entre ellos Brasil y la Argentina, lo que generó una caída de 0.5% en 2016.

El gigante quedó rodeado

En los arrabales de Buenos Aires, cuando un guapo instaba a la pelea a un contrincante se decía coloquialmente “le mojó la oreja”. Para todo hay una primera vez y Google, que hasta el momento estaba muy cómodo y seguro en la cima de la colina, sintió el apriete. Salió a luz un sentimiento que venía creciendo y que finalmente explotó.

Obviamente, las voces de reclamo de otros grandes anunciantes continuaron. Por ejemplo la de Antonio Lucio –CMO global de HP y el latino más influyente–: “Es hora de que los grandes networks digitales se comprometan a ofrecer garantías y transparencia. Los anunciantes requerimos ese compromiso. Si nos venden los beneficios conceptuales de programática y nos cobran por ello, también deben asumir la responsabilidad cuando el sistema falla. Que mensajes de marcas importantes terminen en sitios que atentan contra la integridad de esas marcas es una falla imperdonable”. Relevante, sobre todo porque HP invierte el 70% de su presupuesto en medios digitales.

Latinoamérica no es ajena a esos movimientos. Muchos de los principales players regionales, consultados por este cronista, aseguran que tienen fuerte inversión en digital y que Google “es un importante canal de comunicación por search y por YouTube”.

Todos los consultados creen que la sangre no llegará al río, porque las empresas tecnológicas tienen recursos y son de reflejos rápidos. Keith Weed, CMO de Unilever, dejó entrever lo que finalmente sucederá: “Nadie debe pensar por un segundo que no estamos teniendo el tipo correcto de conversaciones. Estamos atendiendo paso a paso la situación”.

Como observara agudamente Samuel Johnson, “casarse por segunda vez es el triunfo de la esperanza por sobre la experiencia”. A Google parece haberle caído todo el peso de la experiencia. Ya no es intocable, pero mantiene la esperanza.

« Regresar a Menu