ComunidadUGAP
Columna UGAP
" Si los anunciantes se gastaran la misma cantidad de dinero en mejorar sus productos de lo que se gastan en anunciarlos, ni siquiera necesitarían anunciarlos."
Will Rogers

COLUMNA

Dolores de crecimiento

Fecha:16-08-2016

Néstor Ahumada
Escritor invitado

Por lo general se concibe que todo crecimiento es un proceso naturalmente positivo. Sin embargo, el crecimiento no sucede sin una cuota de molestia, dolor y en algunos casos, trauma. Todos podemos atestiguar de ello. Los dolores de crecimiento nos acompañan durante una parte importante de la niñez y sus consecuencias van desde meros inconvenientes como cuando la ropa nos empieza a quedar chica y hay que salir a comprar nueva; hasta intensos dolores en los huesos y tendones que, en más de una ocasión, nos provocaron lágrimas y desvelo en las noches.

Algo parecido ocurre con las empresas. El crecimiento de sus economías particulares requiere invertir en infraestructura para garantizar un crecimiento sostenido…y sostenible. Cuando una organización no ha sido capaz de gestionarse efectivamente para enfrentar y adaptarse a los retos propios de cada fase en su ciclo de vida, se manifiestan “dolores de crecimiento” que son señales de necesitar un nuevo sistema. Estos son los síntomas que caracterizan a una empresa con dolores crónicos:

1. Sentir que “no hay suficientes horas en el día”. Esto indica que algunas personas en la empresa realizan más funciones que la ideales debido a una incorrecta distribución de roles.

2. Pasar demasiado tiempo “apagando incendios.”

3. El personal no es consciente de lo que otros colaboradores están haciendo.

4. Las personas no saben hacia donde se dirige la empresa, no conocen sus objetivos.

5. Hay pocos buenos gerentes. La empresa no tiene la capacidad de colocar a las mejores personas en puestos administrativos.

6. La gente siente la idea de “tengo que hacerlo yo mismo si quiero lograr que se haga correctamente”. no hay confianza en las capacidades de otros colaboradores.

7. La mayoría de la gente siente que las reuniones son una pérdida de tiempo.

8. Hay poco o ningún seguimiento en los planes, la cosas no se hacen.

9. La empresa crece en ventas, pero no las utilidades ni los beneficios. La distribución de la riqueza es deficiente. El concepto de cultura organizacional pierde toda credibilidad.

Adaptarse para sobrevivir y fortalecerse con los dolores de crecimiento requiere un esfuerzo especial, disciplina y liderazgo.

Todas las empresas enfrentan retos similares al momento de crecer. Las empresas que, no solo sobreviven, sino prosperan en medio del caos, han entendido que el crecimiento implica cambio y riesgos. Desarrollar una capacidad para reconocer el cambio cuando viene y adaptarse activamente para enfrentarlo y vencerlo es la clave para un crecimiento exitoso.

« Regresar a Menu