ComunidadUGAP
Columna UGAP
" Si los anunciantes se gastaran la misma cantidad de dinero en mejorar sus productos de lo que se gastan en anunciarlos, ni siquiera necesitarían anunciarlos."
Will Rogers

COLUMNA

Mensajes creíbles

Fecha:07-08-2017

Aunque e parezca difícil de creer, muchas generaciones de mercado e incluso muchas agencias de publicidad ven la publicidad desde una perspectiva antigua, sin diálogo, sin conversaciones, sin emociones. El consumidor hoy quiere contenidos relevantes, necesita involucración, intención en parte de la marca para comprometerse con ella. Cuando usted está viendo una película o una serie de T. V. y en el momento de Peak, el de mayor impacto, cortan para mostrar un anuncio hay un rechazo, es una interrupción, y si es ese anuncio es demasiado lógico, frío o incluso ingenuo…arriesga más que la inversión en el medio, arriesga la credibilidad de su marca.

Sucede que cuando un anuncio no es creíble, no puede llegar a establecer un vínculo con el consumidor. Le habla pero él no le escucha, porque no cree lo que le está diciendo. Cadenas de comida rápida que se esfuerzan por transmitir que su comida es sana cuando en realidad es tóxica, marcas de accesorios masculinas nos dicen que si usamos sus productos seremos irresistibles para el sexo opuesto, y la lista sigue y sigue…

El consumidor no quiere ser molestado, menos con marcas que, en un intento de ser más relevantes termina produciendo mensajes que se salen (de su irrelevancia) del propósito esencial del anuncio. Si quiere ser relevante, piense en esto: cuando las personas tiene tiempo disponible y están sin mayor cosa que hacer, están más perceptivos, más abiertos a recibir algo: mientras esperan a ser atendidos en una cola, cuando están en la sala de espera de un aeropuerto, estos son los momentos en que se debe aprovechar, ser creativo y vender.

Mensajes como ‘’Compre un paraguas o se va a mojar’’, son aceptados por cualquiera especialmente en estos momentos. A veces no se necesita rebuscar, hay que transmitir lo obvio, pero pensando en cómo venimos a resolver las necesidades del consumidor, aporta a facilitar su vida, a hacerla más cómoda, no tanto en los beneficios de comprar una marca. Mucha gente no se acuerda de lo excesivamente racional, científico etc. Pero sabemos que, aquello que resulta significativo, es difícilmente olvidado. Hay que pensar más como cliente y ofrecer/entregar información que realmente le importe, porque es a partir de lo que usted diga y como lo diga, que es gatillado el impulso para comprar.

« Regresar a Menu