ComunidadUGAP
Columna UGAP
" Si los anunciantes se gastaran la misma cantidad de dinero en mejorar sus productos de lo que se gastan en anunciarlos, ni siquiera necesitarían anunciarlos."
Will Rogers

COLUMNA

Mujeres CEO: cómo alcanzar la meta

Fecha:20-06-2016

Claudia Gioia
Presidente y CEO de Hill & Knowlton Strategies
América Latina

Hace 17 años, estando a cargo de una empresa de comunicaciones en Buenos Aires, una colega que había trabajado en Moscú durante dos años en un cargo similar, me preguntó sorprendida: “¿Cómo haces para ser respetada como líder, siendo una mujer joven, en un país en vías de desarrollo? Para mí fue casi imposible sólo por el hecho de ser mujer”. En esos momentos, la firma a mi cargo era la número uno del ranking de agencias de relaciones públicas en Argentina y yo, además, ya tenía esposo y un hijo. Confieso que no lo analicé mucho antes de responder; sólo atiné a decir: “Con mucho trabajo”.

Según un estudio global que Standard & Poors llevó a cabo en 2015, solamente el 14.2% de las empresas S&P 500 son lideradas por mujeres. En América Latina, la cifra es más baja aún: menos de 7 CEOs, en las 100 empresas más grandes de la región, son mujeres. El mismo reporte muestra que Colombia lidera la proporción, con 13.4%; seguida de Brasil con 6.3%; México con 5.1%; y Chile con 3.2%.

Hay sectores que, por su naturaleza, cuentan con más mujeres en su fuerza laboral que otros, como la salud o la educación. Sin embargo, el reto es notable. ¿Cuántas de ellas llegan a posiciones de liderazgo? De hecho, las comunicaciones y el marketing en el mundo cuentan con casi un 50% de mujeres en su fuerza laboral, pero los porcentajes bajan drásticamente cuando escalamos la pirámide hacia los puestos directivos.

Sin ánimos feministas, ha sido comprobado —por varios estudios— que las compañías con mujeres en sus juntas directivas tienen mejor rendimiento. Un estudio realizado por Catalyst (conocida organización de investigación) entre 353 compañías Fortune 500 demostró que más del 33% de las que contaban con más alta representación de mujeres en los equipos de alta dirección, tenían un mayor retorno de inversión y nivel de rendimiento. Adicionalmente, pienso que las mujeres pueden ofrecer una perspectiva fresca y diferente.

Si mi colega me hiciese la misma pregunta hoy, le diría que la receta que funcionó en mi caso incluyó largas jornadas combinadas con el apoyo de muchas otras mujeres y hombres —esposo incluido—que se entusiasmaron a lo largo de mi recorrido y se convirtieron en un equipo de soporte que me acompañó día tras día. El compromiso de aquellas que lo logramos debería ser guiar, inspirar y apoyar a otras mujeres que se encuentran en este mismo camino. No hay peor barrera que la que nosotras mismas podamos imponernos, ni mejor soporte del que puedan darnos quienes ya han trazado la vereda.

No cabe duda que aún hay mucho por hacer. Tal vez sea justo, en un entorno económico adverso y complejo como el que vive el mundo ahora, provocar a las empresas a ser más innovadoras a la hora de elegir talento e instarlas a integrar más mujeres a la C-Suite. Al final, lo más arriesgado nunca estará en el género, sino en la capacidad, la experiencia y la visión.

« Regresar a Menu