ComunidadUGAP
Columna UGAP
" Si los anunciantes se gastaran la misma cantidad de dinero en mejorar sus productos de lo que se gastan en anunciarlos, ni siquiera necesitarían anunciarlos."
Will Rogers

COLUMNA

Todos a bordo

Fecha:21-11-2016

“Los mercados interconectados están comenzando a auto-organizarse más rápidamente que las compañías a las que tradicionalmente han servido. Gracias a la web, los mercados se están volviendo mejor informados, más inteligentes, y más demandantes de cualidades, que la mayoría de las organizaciones no tienen.”

…Con estas palabras inicia el Manifiesto Cluetrain, también conocido como el Manifiesto del Tren de Claves; un visionario documento escrito en 1999 por Rick Levine, Christopher Locke, Doc Searls y David Weinberger para explicar el impacto que tendría el internet en los mercados y organizaciones del futuro.

El escrito incluye 95 tesis ordenadas como un llamado a la acción para las empresas frente al inminente surgimiento de una nueva estructura del mercado. Si desea conocer más, aquí puede descargar sus preceptos: (http://personal.us.es/mbmarquez/textos/cluetrain.pdf). En este artículo; destaco algunos de sus preceptos.

Los mercados son conversaciones. Los mercados consisten de seres humanos, no de sectores demográficos. Como resultado, los mercados se vuelven más inteligentes, más informados, más organizados. Las personas que participan en estos mercados interconectados han descubierto que pueden obtener mucha mejor información y soporte entre sí mismos que de los vendedores.

No hay secretos. El mercado en red sabe más que las empresas acerca de sus propios productos. Y ya sea que las noticias sean buenas o malas, se las comunican a todo el mundo. Hoy en día, las compañías que hablan el lenguaje del charlatán, no logran captar la atención de nadie.

Para hablar en una voz humana, las empresas deben compartir las preocupaciones de sus comunidades. Pero primero, deben pertenecer a una comunidad. Los mercados no quieren conversar con charlatanes y vendedores ambulantes. Quieren participar en un nivel más personal: Nosotros somos esos mercados. Queremos charlar contigo.

Tus ideas anticuadas acerca de “el mercado” nos hacen voltear la vista al cielo. No nos reconocemos en tus proyecciones, tal vez porque sabemos que ya estamos en otro lugar. No te preocupes, aún puedes hacer dinero. Eso sí, mientras no sea lo único en tu mente. Estamos despertando y conectándonos. Estamos observando. Pero no estamos esperando.

Las 95 tesis del tren son llamados desde un cliente que tiene conciencia de su relevancia en la cadena de consumo, hacia una empresa que aún cree tener la sarten por el mango. Nos dicen que los tiempos han cambiado. Las jerarquías organizacionales han sido socavadas por la penetración de las interwebs, el enredado lenguaje empresarial no es compatible en los mercados que ahora hablan con voz de humano y que las empresas deben bajar de su pedestal para comunicarse significativamente con sus clientes. El intercambio comercial se ha transformado en una conversación donde hay que participar. El silencio aquí es fatal.

« Regresar a Menu